Alqueria del Saco

BE conta · maig 2015

Benimaclet Conta
Un barri que conta la seua pròpia història
benimacletconta.com

Podreu trobar aquest lloc a…
Solar c/Masquefa, 44

Text i foto facilitats per:
Alba Sanchis / AAVV de Benimaclet

Valencià

Per a poder reconstruir la història de l’Alqueria del Saco hem pogut parlar amb María Belenguer, l’última habitant d’aquest lloc.

Aquesta alqueria estava situada en el descampat que hi ha entre els carrers de Sant Columbà, Poeta Ricard Santmartí, Masquefa i Avinguda de Valladolid.

Els iaios del marit de María, Isidro Senent i María Penya, eren arrendataris de l’alqueria i de la seua horta que arribava fins a l’actual carrer d’Emili Baró, fins que la van comprar l’any 1933. Era una ampla casa de camp, dalt tenia habitacions i baix, la cuina i el saló. Allí van viure amb els seus huit fills, dedicant els seus camps a l’agricultura. Tenien porcs i altres animals, així obtenien abonament i també podien alimentar-se.

  Com era normal a l’època, hi havia jornalers durant la sembra i l’arreplega. Quan venia la campanya de la creïlla bullien en grans calderes les de menor grandària i les tapaven amb sacs. Conten que, quan la fam estrenyia, els treballadors deien: ‘Amo, ¿saco una?’, referint-se a les creïlles que hi havia bullides. I quan la gent passava, els sentien dir aquesta frase i afegien: ‘Esos siempre están con el saco y venga con el saco’. Així, María conta que aquest ‘saco’ del verb sacar, va ser el que va originar el nom de l’Alqueria del Saco.

María es va casar amb Jose Senent Penya a 1956 i se’n va anar a viure amb ell i la seua família a l’Alqueria del Saco. Era un lloc de trobada entre llauradors i veïns de Benimaclet: ‘La gent venia a celebrar la Pasqua, els xiquets venien a jugar, els joves es disfressaven… El retor, rector de Vera, venia molt per ací, i s’assentava i venia a confessar en la mateixa regadora’.

El sogre de María contava que en l’alqueria va haver-hi una botiga on acudien a esmorzar els llauradors de la zona. També es venia vi i altres productes de primera necessitat.  

   Després de la guerra i durant el temps que va durar la rehabilitació de l’església, va començar a celebrar-se missa a l’Alqueria del Saco. Més tard, va ser utilitzada com a  magatzem de creïlles de venda al major.

Sobre l’any 1987, un senyor que estava fent un reportatge sobre l’horta de València va passar per allí i els va dir que era una llàstima que foren a enderrocar l’alqueria. Així es va assabentar María del que anava a ser el futur de la seua llar. El senyor li va explicar que l’ajuntament tenia previst construir damunt de la seua alqueria. María va dir la famosa frase que es repeteix a Benimaclet: ‘De eso nada, de aquí a mí me sacarán con los pies por delante’. Però res va poder fer per a salvar la seua preada alqueria del salvatge desenvolupisme urbanístic que estava vivint la ciutat de València. El marit de María, havia faltat el 16 de juliol de 1980 pel que no va arribar a assabentar-se de res. Així, es van veure obligats a vendre, ja que si no, els hagueren expropiat rebent una compensació econòmica molt menor. El 14 de juliol de 1993 van deixar l’alqueria amb la seua extensió d’horta convertida en una alta finca. Hui en dia, María pot veure des del seu balcó amb tristesa l’actual esplanada inerta pertanyent a l’ajuntament on abans se situava la seua alqueria, plena de vida. Encara queden alguns arbres que va plantar el seu marit, hui rodejats de cotxes.

Castellà

Para poder reconstruir la historia de la alquería del saco hemos podido hablar con María Belenguer, la última moradora de la misma.

Esta alquería estaba situada en el descampado que hay entre las calles San Columbano, Poeta Ricart Sanmartí, Masquefa y Avenida de Valladolid.

Los abuelos del marido de María, Isidro Senent y María Penya, eran arrendatarios de la alquería y su huerta que llegaba hasta la actual calle Emilio Baró, hasta que la compraron en el año 1933. Era una amplia casa de campo, arriba tenía habitaciones y abajo tenía la cocina y el salón. Allí vivieron con sus ocho hijos, dedicando sus campos a la agricultura. Tenían cerdos y otros animales, así obtenían  abono y también podían alimentarse.

Como era normal en la época, había jornaleros durante la época de siembra y recogida. Cuando venía la campaña de la patata hervían en grandes calderas todas las de menor tamaño y las tapaban con sacos. Cuentan que, cuando el hambre apretaba, los trabajadores decían: – Amo,  ¿saco una? – refiriéndose a las patatas que había hervidas. Y cuando la gente pasaba, les escuchaban decir esta frase y añadían: – Esos siempre están con el saco y venga con el saco – Así, María cuenta que este “saco” del verbo sacar, fue el que originó el nombre de la Alquería del Saco.

María se casó con Jose Senent Penya en 1956 y se fue a vivir con él y su familia a la Alquería del Saco. Era un lugar de encuentro entre labradores y vecinos de Benimaclet: –“la gent venia a celebrar la pasqua, els xiquets venien a jugar, els joves és disfressaven… El retor, párroco de Vera, venia molt per ací, i se sentava i venía a confessar en la mateixa regaora”-.

El suegro de María contaba que en la alquería hubo una tienda donde acudían a almorzar los labradores de la zona. También se vendía vino y otros productos de primera necesidad.

Después de la guerra y durante el tiempo que duró la rehabilitación de la iglesia, comenzó a celebrarse misa en la Alquería del Saco. Más tarde, fue utilizada como almacén de patatas de venta al mayor.

Sobre el año 1987, un señor que estaba haciendo un reportaje sobre la huerta de Valencia pasó por allí y les dijo que era una lástima que fueran a tirar la alquería bajo. Así se enteró María de lo que iba a ser el futuro de su hogar. El señor le explicó que el ayuntamiento tenía previsto construir encima de su alquería. María dijo la famosa frase que se repite en Benimaclet: “De eso nada, de aquí a mi me sacarán con los pies por delante”. Pero nada supo hacer para salvar su preciada alquería del salvaje desarrollismo urbanístico que estaba viviendo Valencia. El marido de María, había fallecido el 16 de julio de 1980 por lo que no llegó a enterarse de nada. Así, se vieron obligados a vender, puesto que si no les hubieran expropiado recibiendo una compensación económica mucho menor. El 14 de Julio de 1993 dejaron la alquería cuya extensión de huerta se había convertido en una alta finca. Hoy en día, María puede ver desde su balcón con tristeza la actual explanada inerte perteneciente al ayuntamiento donde antes se situaba su alquería, llena de vida. Todavía quedan algunos árboles que en su día plantó su marido, hoy rodeados de coches.  

També pot interessar-te