Fabiani

BE sona · maig 2017

foto: Matias Alhambra

Fabiani
Evitar que los demonios se apoderen de mí

Divendres 19 – 20h
Tulsa Café
C/ Juan Giner, 11

Entrevista per Antonio J. Iglesias
Foto: Matías Alhambra

Castellà

¿Cómo describes tu propuesta? Mi propuesta es una autodisciplina musical, que consiste en no dejar que los demonios se apoderen de mí. Lo que sale después, se me escapa de las manos. Siendo benévolo, diría que es música honesta.

Con tanto abanico musical en la mochila, ¿qué influencias tiene tu actual proyecto? El mundo de las influencias es algo tan recurrente como evidente, en mi opinión. Cuando la música es muy protagonista en tu vida, descubres que el canto de un pájaro puede influirte más que la discografía entera de una gran banda. En este momento escucho Souljacker de Eels, pero pienso más en Neil Diamond, Chic o Nine Inch Nails.

Imaginamos que en este proyecto canalizas inquietudes distintas a tu trabajo en Dwomo o Le Grand Miércoles, bandas con un camino considerable. Aparte del intimismo sobreentendido y el aire fresco de algo nuevo, ¿qué destacarías? Destacaría el poco amor que he sentido por las canciones en general. Ahora es más una realidad que un proyecto y eso me gusta. Y musicalmente existe un folk tenebroso y un rock and roll subnormal, que, sumado a la electrónica intuitiva y una melancolía constante, hace que mi sistema nervioso un poco se calme.

¿Qué veremos en tu concierto en Tulsa? El 19 de mayo en Tulsa será para mí un gustazo, ya que me siento en casa. Por suerte, creo que estaré lujosamente acompañado, formato cuarteto. No desvelo nombres. Gente aseada, dulcemente trastornada y musicalmente atómica.

Háblanos un poco de tus compañeros de viaje en estudio y en directo. En vivo, siendo esté un viaje muy introspectivo para mí suelo defenderlo solo, pero cuando puedo invitarlos a merendar tengo compañeros lujosos de viaje, como Lourdes Casany, Antonio J. Iglesias, Gilberto Aubán… En estudio también personajazos de alto nivel. La lista es interminable.

¿Qué carencias ves en la proyección de la escena musical valenciana? La principal carencia para mí en Valencia es la falta de confianza en lo que se hace y que grandes artistas prefieran quedarse en casa antes que viajar. En contraposición, hay una bonita hermandad y apoyo entre músicos, en la mayoría de los casos.

¿Qué puntos de evolución señalarías entre tu anterior trabajo El fantasma de Hollywood y el que vas a presentar este año? La evolución es total y radical. El primer disco tontea con ciertas inquietudes y conté con el apoyo total de Caballero Reynaldo para que vieran la luz. Él me dijo que le gustaba el material y yo me lancé en picado, feliz. En este caso, vuelvo a tener la fortuna de que otro maravilloso elemento como Fernando Polaino del sello Granja Beat, dé luz verde a mis composiciones, en este caso, con un proceso más largo y doloroso. Benditos.

¿Siguiente objetivo en marcha? Vender los discos y hacer unas puntuales presentaciones. Gracias por vuestra amabilidad, Benimaclet Entra.

Canciones para…

  • Una sesión de DJ: Funkiller, mono33
  • Enamorarse en un bar: You are the sunshine of my life, S. Wonder
  • Reflexionar: Living on a western, Dwomo
  • Acompañar el exilio: Un corazón lleno de escombros, J. de la Rosa
  • Antes de una cita: Only you, The Platters
  • Morir en paz: Wake me up before you go-go, Wham!

Entrevista: Antonio J.Iglesias
Foto: Matías Alhambra

També pot interessar-te