Todo enCaja

fent barri · gener 2016

Todo EnCaja
Un proyecto para la infancia de Benimaclet

Exposición del concurso Playhouse
ETSAV – U. Politécnica de Valencia
Camino de Vera, S/N

Todo EnCaja

Todo EnCaja es el producto del concurso Playhouse 2016, promovido por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia, el Aula de Infancia y Adolescencia de la UPV y los Huertos Urbanos de Benimaclet.

La idea principal del proyecto nace de la necesidad de incluir un espacio único para los niños dentro de los huertos urbanos de Benimaclet. Este proyecto se concibe como un lugar en el que relacionarse con la naturaleza más inmediata y tener la posibilidad de experimentar el placer de cultivar y recolectar una cosecha propia. Además, se colocan diferentes espacios para poder realizar cualquier actividad propia de un niño, como pintar, dibujar, leer, trepar o mirar las nubes.

El diseño escogido para albergar todas estas idas y venidas infantiles es una agrupación de cubos de 1,40 metros de altura construidos a partir de tablones de madera, provenientes del desmonte de palets.

En total se trata de cinco cubos ordenados en tres niveles: un primer nivel asociado al foso de huerta infantil, un segundo nivel compuesto por tres de los cinco cubos que, conectados entre sí, ofrecen un espacio de pintura, de lectura y de descanso; y por último el tercer nivel, que se compone por el cubo destinado a crear un lugar de relación y descanso con una vista amplia sobre la huerta y el entorno cercano. Esta composición en tres niveles nos permite asimilar el cambio de terreno de la zona y dar cabida a diferentes usos y ambientes, de modo que, el primer nivel de huerta es de fácil acceso, mientras que el tercer nivel es más íntimo y cerrado.

Esta ordenación apilada, junto con el uso de los tablones de madera como material principal, hacen que el diseño tenga aspecto de casa árbol o de fortaleza improvisada. El uso generalizado de la madera también propicia una sensación de homogeneidad y regularidad, lo que da pie a una personalización o “customización” de cada cubo de forma individual, haciendo más fuerte el vínculo entre el niño y el lugar y de alguna manera convirtiéndolo en “su lugar”, ofreciendo así un espacio nuevo y diferente a la clásica zona de juegos.

La orientación de cada uno de los cubos depende de diferentes variables como: el uso, la dirección del sol, o las vistas que se quieran ofrecer. Todos los niveles tienen acceso a pie, ya sea mediante rampa o escalera convencional, de modo que no se crea ningún espacio inaccesible para un adulto, además, en cada nivel existe una escalera de mano que permite la conexión vertical entre cubos e invita a jugar escalando y explorando.

La zona de huerta comprende casi la totalidad del foso, que se diseña con huecos de diferentes tamaños para acoger distintos tipos de huerta.

Escogemos un sistema de construcción sencillo, de manera que pueden ser montados por los propios usuarios de los huertos urbanos y vecinos de Benimaclet.

De hecho, esa es la intención del sistema constructivo. Nuestra idea es proporcionar un diseño que pueda ser disfrutado desde el momento de su construcción, que pueda ser personalizado y que represente un lugar de diversión y relación con la huerta. Representa una alternativa a las zonas de juego infantiles típicas de ciudad y propone un tipo de juego diferente, más en contacto con la naturaleza, más aventurero y más cercano a la imaginación. La ciudad de hoy en día ofrece cada vez menos espacios para los más pequeños y menos oportunidades de disfrutar del medio natural.

Invitamos a todos los usuarios de los huertos urbanos y vecinos de Benimaclet, adultos y niños, a ser partícipes con nosotros de la construcción de este particular lugar de infancia.

Jaime Cánovas y Carmen Clares

També pot interessar-te